Ser parte de algo grande

Emprender es duro y solitario muchas veces, la gente de tu entorno cree que estás loco por dar ese paso dadas las circunstancias y otros creen que lo harás genial sólo porque eres tu, sin saber a qué te dedicas realmente. Te ves con ganas de darlo todo, con formación en tu área y poco más. Muchas veces no sabes ni cómo hacerlo, por dónde empezar. Papeles por todos lados, horas y horas metidas para sacar adelante tu proyecto, quebraderos de cabeza para saber cuánto cobrar por servicio y llegar agotada a casa a ocuparte también de tu casa, tus niños. Y llegas a todo, cansada, pero contenta.

Aunque llegan los bajones, te ves en una encrucijada y más teniendo en cuenta que, como en mi caso, renuncié a un trabajo estable por cumplir mi sueño y el de mi familia. Apostando por el negocio familiar y complementándolo con mi proyecto.

Así es que desde hace unos meses formo parte de La Colaboradora, un espacio de inteligencias colectivas dentro de Zaragoza Activa. En este entorno he conocido gente fantástica, me he formado en materia de emprendimiento y han hecho que me sintiera como en casa, tanto es así que he sido seleccionada como Responsable de Redes de La Colaboradora.

Es un auténtico privilegio formar parte de algo tan grande.